Más de Historia

En un rincón de la clase, en las paredes, en los pasillos... En cualquier lugar de las aulas es posible que aparezcan cosas muy interesantes que, aún aparentemente desconectadas, irán cobrando sentido en el futuro. Y pueden hacer que se aprenda la Historia, y otras disciplinas relacionadas con las ciencias sociales, con interés y entusiasmo. Ese es nuestro objetivo.

jueves, 9 de septiembre de 2010

UNA CLASE VACÍA


La clase está vacía. Esa mañana la profesora entra, mira las paredes desnudas, las mesas limpias, las estanterías ordenadas pero sin vida y piensa:
_"Otro curso comienza; unos se han ido y otros vuelven a empezar. ¡Sigue la rueda!"
Se fija en las paredes desnudas y decide que las va a dejar así de momento: un nuevo grupo de niños y niñas va a pasar por esa clase durante dos años y sabe que esas paredes se irán llenando de cosas interesantes, muy interesantes...
Esta es la historia de las aulas de cualquier colegio: un grupo se adueña de ellas por un tiempo. Trabajan, aprenden, ríen, lloran, juegan y... se van al instituto.
Eso es lo que ocurre en este aula de paredes desnudas.
La señorita no se preocupa, lleva ya muchas "horas de vuelo" a sus espaldas y espera con ilusión al nuevo grupo. Sabe que hay mucho trabajo por delante y, mientras sonríe, piensa:
_"Queridos niños y niñas de 5º A, os doy la bienvenida después de otro largo verano. ¡Volvemos a empezar!
¡A trabajar!"

miércoles, 12 de mayo de 2010

NUESTRA HERENCIA CULTURAL


EL ESCORIAL



El monasterio de San Lorenzo de El Escorial, una de las obras más importantes de la Edad Moderna, fue mandado construir por Felipe II. Se dice que en una de las guerras que el rey mantuvo con Francia, concretamente durante la batalla de San Quintín, se destruyó una pequeña iglesia dedicada a San Lorenzo y que por eso el rey decidió dedicar el monasterio a este santo.

En un principio, Felipe II pensó en El Escorial como el lugar de enterramiento de su padre, Carlos I. Por eso era necesario que hubiera una gran iglesia o basílica donde celebrar las misas por el emperador y un convento donde viviera la comunidad religiosa encargada de oficiarlas. Además, se añadió una biblioteca y una zona residencial para el propio Felipe II (el palacio), que pasaba largas temporadas en El Escorial.

El Monasterio de El Escorial, obra de los arquitectos Juan de Toledo y Juan de Herrera, se convirtió en un modelo para otros edificios de su época. En la actualidad, es el panteón real de España, el lugar donde se entierra a los reyes y a las reinas de nuestro país. La organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) declaró a El Escorial Patrimonio de la Humanidad en 1984.

Conocer, valorar y respetar nuestro patrimonio nos ayuda a saber más de nuestro pasado. Además, obras como el Monasterio de El Escorial suponen un gran atractivo para turistas y estudiosos de todo el mundo.


Proyecto Mundo Agua

Editorial Edelvives


domingo, 4 de abril de 2010

MAPA MURCIA MEDIEVAL




En este plano de la ciudad de Murcia se localizan los puntos relevantes que van marcando la muralla de Madinat Mursiya y su arrabal durante los siglos XII y XIII.



¡Es un recorrido turístico realmente recomendable!

miércoles, 10 de marzo de 2010

EL PLANO CARTESIANO



El plano cartesiano está formado por dos rectas numéricas, una horizontal y otra vertical que se cortan en un punto. La recta horizontal es llamada eje de las abscisas o de las equis (x), y la vertical, eje de las ordenadas o de las yes, (y); el punto donde se cortan recibe el nombre de origen.
El plano cartesiano tiene como finalidad describir la posición de puntos, los cuales se representan por sus coordenadas o pares ordenados.
Éste es el nuevo tema de Matemáticas que hemos empezado esta semana. Después de conocer qué es exactamente un plano cartesiano, qué utilidades puede tener en la vida cotidiana, cómo se puede aplicar a la organización de un sinfín de actividades de muchas áreas y disciplinas del saber, surge la pregunta.

_Quién inventó el plano cartesiano?
Como siempre, el primer paso es buscar en los diccionarios que tenemos en nuestra mesa. Son variados, de diferentes editoriales, unos más antíguos que otros, pero todos valen para saber lo que queremos.
La respuesta no se deja esperar: el plano cartesiano se atribuye a René Descartes, filósofo, matemático y científico francés. El diccionario establece que Descartes es considerado el pionero de la Filosofía Moderna.
Esta información nos amplía algunas cosas que ya sabemos: que la Filosofía nace en la Antígua Grecia en torno al siglo VI antes de JC y que navega por la Historia como un cuerpo único de conocimiento hasta que, en el siglo XVII se sientan las bases de la Filosofía Moderna de la mano, entre otros, de Descartes.
René Descartes nace el 31 de marzo de 1596 cerca de Poitiers. Hijo de jurista, su madre muere al año de su nacimiento durante el parto de un hermano que tampoco sobrevivió.. Él y sus dos hermanos fueron educados por su abuela, pues su padre se ausentaba largas temporadas por razón de su trabajo en el Parlamento de Bretaña y acabó dejando atrás a sus hijos al contraer nuevas nupcias con una doncella inglesa.
A los 18 años ingresa en la Universidad de Poitiers obteniendo su licenciatura en 1616. Descartes fue siempre un alumno sobresaliente.
Fundamentó su pensamiento filosófico en la necesidad de tomar un "punto de partida" sobre el que edificar todo el conocimiento.
En su faceta matemática que le lleva a crear la geometría analítica, también comienza tomando un punto de partida: dos rectas perpendiculares entre sí, que se cortan en un punto denominado "origen de coordenadas", ideando así las denominadas coordenadas cartesianas.

martes, 9 de marzo de 2010

HÁBLAME DEL FANTASMA DEL FARO












Muchas veces parece que las cosas mágicas o muy especiales, sólo ocurren en los libros.



















En nuestra clase estamos siguiendo unas actividades de animación a la lectura. Hemos leído varios libros; algunos nos han gustado más, otros un poco menos. Este curso hemos estado leyendo en el segundo trimestre uno que nos ha enganchado de forma muy especial.





















Es un libro titulado "Háblame del fantasma de faro", escrito por una autora asturiana llamada Tina Blanco. En él se cuentan las aventuras de dos buenos amigos, Jano y Tea, en su pueblo de la costa asturiana durante las vacaciones de verano. De entre los personajes destaca Tristante, un antíguo farero que no consiguió salvar a un barco del naufragio por culpa de unos personajes caracaterísticos de algunos pueblos de la costa cantábrica: los raqueros.











El libro nos ha gustado a rabiar, pero la sorpresa más grande fue el encuentro que tuvimos con la mismísima autora en persona; estuvo una mañana de viernes con todos nosotr@s. Hicimos preguntas, nos contó cosas muy interesantes relacionadas con la historia.






Esta mañana fue realmente mágica y terminó con nuestros libros firmados por Tina con su dedicatoria para cada un@ de nosotr@s. ¡Muchas gracias, Tina!

Este es el reportaje. Esperamos que os guste.


miércoles, 3 de marzo de 2010

AGNÓDICE Y LOS DERECHOS DE LAS MUJERES

Agnódice nació y vivió durante el siglo IV a. de C. en Atenas, ciudad en la que se castigaba con la pena de muerte a las mujeres que decidían estudiar y ejercer la medicina. Esta prohibición la llenaba de pesar, pues le impedía hacer lo que más deseaba. Sus padres, conscientes de su tristeza, la animaron a que, a pesar de la ley, estudiase medicina.
Para conseguirlo, Agnódice se cortó el pelo, se vistió como un hombre y se fué a la ciudad de Alejandría, en Egipto, para estudiar con los mejores médicos de su tiempo.
Superó con éxito los exámenes y, años después, regresó a Atenas.
Todavía disfrazada de hombre, comenzó a trabajar como médica especialista en la atención de partos. Pronto ganó fama entre sus pacientes y llegó a atender a las mujeres de las familias más ricas y poderosas de la ciudad. Este hecho despertó los celos y la envidia de algunos colegas, que la denunciaron por malas prácticas médicas.
Durante el juicio, Agnódice tuvo que descubrir que era una mujer y, de inmediato, fue acusada de incumplir la ley que prohibía a las mujeres ejercer la medicina. Sus pacientes se congregaron delante del tribunal y amenazaron con matarse si ejecutaban a Agnódice. Ante esta presión, el tribunal la declaró inocente y le permitió seguir con su profesión.
Al año siguiente se abolió la injusta ley y otras mujeres pudieron convertirse en médicos.

Pinchando la imagen de Agnódice llegarás a otro blog de aula del curso de 6º de Primaria del CP Clarín de Gijón.

¡No os le perdáis, pues podéis contactar con compañer@s de Asturias y dejarles vuestros comentarios!


Conocimiento del Medio
Proyecto Mundo Agua
Editorial Edelvives, 2009

domingo, 14 de febrero de 2010

EL RELOJ DE SOL

El reloj de sol es un instrumento usado desde tiempos muy remotos con el fin de medir el paso del tiempo. Se le conoce tambien como cuadrante solar. Emplea la sombra arrojada por un gnomon o stilo sobre una superficie con una escala para indicar la posición del Sol en el movimiento diurno. La ciencia encargada de elaborar teorías y reunir conocimientos sobre los relojes de sol se denomina gnomónica.

Los sumerios fueron los primeros en dividir el año en 12 unidades, sin embargo la división del día en 24 horas, así como el año en 365 días, se la debemos a los antíguos egipcios. La orientación de sus pirámides se hacía con referencia al desplazamiento de los astros y los zigurats de los mesopotámicos eran construcciones escalonadas en los que se podían visualizar las horas mediante el conteo de los peldaños.

En antíguas civilizaciones se erigieron edificios con una clara intencionalidad de medir y organizar el tiempo. En esta foto del yacimiento ibérico de La Illeta de Campello (Alicante) del siglo V antes de C encontramos una construcción cuadrangular dedicada al culto. Sus diagonales marcan claramente los cuatro puntos cardinales, lo que nos puede hacer pensar que ya se conocía en esta época el juego de sombras que hacía el edificio y posiblemente se utilizara para calcular y organizar el tiempo.
Los vestigios de la actividad desarrollada por los habitantes de esta zona nos hablan de una sociedad con una red cultural y productiva bien estructurada, con actividad en los tres sectores de producción. Todo ello lleva a suponer que la necesidad de organizar el tiempo de manera minuciosa era algo prioritario.

Griegos y romanos también utilizan los relojes solares. Plinio el Viejo en su Historia Natural relata la historia del reloj que el emperador Augusto hizo construir en el Campo de Marte aprovechando un obelisco egipcio. Para conocer la historia de este impresionante reloj de sol pincha el enlace de arriba o en el que hay a continuación.
http://www.arqweb.com/vitrum/horologium.asp