En un rincón de la clase, en las paredes, en los pasillos... En cualquier lugar de las aulas es posible que aparezcan cosas muy interesantes que, aún aparentemente desconectadas, irán cobrando sentido en el futuro. Y pueden hacer que se aprenda la Historia, y otras disciplinas relacionadas con las ciencias sociales, con interés y entusiasmo. Ese es nuestro objetivo.

martes, 16 de junio de 2009

EL TEOREMA DE PITÁGORAS

PITÁGORAS
  • Pitágoras (580-500 a JC) fue un filósofo y matemático griego. Nació en la isla de Samos y se instaló en el sur de Italia, donde fundó una escuela religiosa, política y filosófica. Los pitagóricos realizaron estudios sobre los números pares e impares, los números primos y los cuadrados. En Geometría, su gran descubrimiento fue el teorema que lleva su nombre, y que establece que "el cuadrado de la hipotenusa" de un triángulo rectángulo es igual a "la suma de los cuadrados de los otros dos lados", los catetos.



  • Observa la figura y comprueba si se cumple en ella el Teorema de Pitágoras.
  • Pincha en la figura y enlazas con una página que te ayudará a practicar los problemas relacionados con el Teorema de Pitágoras.

viernes, 12 de junio de 2009

EL NÚMERO PI


El número pi relaciona el perímetro de un círculo o una circunferencia con la longitud de su diámetro.





Longitud de la circunferencia

= -----------------------------------------

diámetro



3,1416

Letra griega pi es el símbolo adoptado en 1706 por William Jones que utilizó para relacionar la circunferencia con su diámetro. Cualquier circunferencia, sea del tamaño que sea, presenta un cociente pi (3,14) siempre que se divide el total de su perímetro por el diámetro de dicha circunferencia.



Fue popularizado y divulgado por Leonhard Euler en su obra "Introducción al cálculo infinitesimal" de 1748. La notación con la letra griega π proviene de la inicial de las palabras de origen griego "περιφέρεια" (periferia) y "περίμετρον" (perímetro) de un círculo.

El valor computado de esta constante ha sido conocido con diferentes precisiones en el curso de la historia, de esta forma en una de las referencias documentadas más antiguas como la Biblia aparece de forma indirecta asociada con el número natural 3 y en Mesopotamia los matemáticos la empleaban como 3 y una fracción añadida de 1/8.
Pi (π) es una de las constantes matemáticas que más aparece en las ecuaciones de la física, junto con el número e, y es, tal vez por ello, la constante que más pasiones desata entre los matemáticos profesionales y aficionados.


jueves, 4 de junio de 2009

ARTE Y CULTURA DE LA EDAD MEDIA EN LA PENÍNSULA IBÉRICA

La herencia cultural en la Edad Media peninsular tanto de Al-Andalus como de los reinos cristianos, fue importantísima.
Los musulmanes crearon numerosas bibliotecas y tuvo gran desarrollo la ciencia, lo que permitió que en Al-Andalus vivieran filósofos como Averroes, poetas como Ibn-Arabi y médicos como Maimónides.
De entre todas sus obras de arte destacan:



  • palacios: la Alhambra de Granada, la Aljafería de Zaragoza y los restos de Medina Azahara, en Córdoba

              La Aljafería
              La Alfarería es un palacio islámico del siglo XI. Lo mandó construir el sultán Almuqtadir Billah a partir del año 1065. Es el palacio más importante de la España musulmana de su época. Este palacio islámico, de planta rectangular amurallada, está rodeado de torreones semicirculares, al modo de los castillos omeyas de Siria y de Jordania.
              Tiene una puerta de entrada en arco de herradura entre dos torreones, dispone en su tercio central interior un patio con jardín, llamado patio de Santa Isabel, en cuyos extremos cortos se alzan, al norte y al sur, pórticos y salones, completándose el conjunto norte con una bellísima mezquita.


              Vista exterior del palacio de la Aljafería de Zaragoza. Véase el detalle del foso que rodea este palacio-fortaleza construido por Almuqtadir en el siglo XI.


            • mezquitas: como la de Córdoba y restos de la de Sevilla, como la torre de la Giralda
            Fuente de los leones, en los jardines del palacio de La Alhambra de Granada

            Los musulmanes también influyeron en nuestra lengua, pues muchas palabras que empleamos, como almohada, alcachofa, alféizar, alcantarilla, alfanje, etc. provienen del árabe.


            Catedral de Santiago de Compostela

            CAMINO DE SANTIAGO
            En la Edad Media se descubrió, en el llamado Campo de la Estrella (Galicia), el enterramiento del apóstol Santiago.
            Ello provocó un interés enorme por conocer dicho lugar. Muchas personas viajaron hacia Compostela en peregrinación.
            Se creó un camino para peregrinos que hoy se sigue recorriendo y que se llama Camino de Santiago. En los cruces se colocaron estas columnas, llamadas CRUCEIROS, decoradas con imágenes del apóstol.

            Catedral de Santiago de Compostela
            La Catedral de Santiago de Compostela está situada en la ciudad del mismo nombre, en el centro de la provincia de La Coruña, en Galicia, España. Acoge el que, según la tradición, es el sepulcro del Apóstol Santiago, lo cual convirtió al templo en uno de los principales destinos de peregrinación de Europa durante la Edad Media a través del llamado Camino de Santiago, una ruta iniciática en la que se seguía la estela de la Vía Láctea comunicando la Península Ibérica con el resto del continente. Esto fue determinante para que los reinos hispánicos medievales participaran en los movimientos culturales de la época. Actualmente sigue siendo un importante destino de peregrinación.

            http://www.wikipedia.org/

            El arte que se desarrolló en los reinos cristianos fue principalmente religioso. En estos reinos florecieron los estilos arquitectónicos europeos de la época: el románico y el gótico. Una de las obras más emblemáticas de la época fue la catedral de Santiago de Compostela, hacia donde se creó un camino de peregrinación para visitar la tumba del apóstol Santiago. Dicha ruta atrajo también a comerciantes y el desarrollo del comercio, la entrada en la península de las corrientes culturales europeas y la construcción de iglesias y hospitales.

            miércoles, 3 de junio de 2009

            EL CORAZÓN DE ALFONSO X EL SABIO


            Alfonso el Sabio, rey de Murcia
            LA TRIBUNA DE 'LA VERDAD'

            El autor resalta la vinculación histórica de Alfonso X con Murcia y considera un acto de justicia la instalación de una escultura del monarca en el corazón de la ciudad en la que quiso descansar eternamente.
            ANTONIO DE ALCARAZ

            Cuando Alfonso, sitiado por sus enemigos y carcomido por sus malantías, se vio morir, pensó en Murcia. Esa fría mañana de enero en el alcázar sevillano llamó a Juan Andrés, el notario real, para dictarle su último testamento. En él iba a dar fe de su amor por «la ciudad de las doce puertas». Pedía que su cuerpo entero o, al menos, su corazón y asaduras reposaran en Santa María la Real, a orillas del Segura.Ahora, en tiempos de oscurantismo e ignorancia histórica, es de agradecer la iniciativa del cronista Carlos Valcárcel. Desde hoy, Alfonso X, en magnífica escultura de González Moreno -financiada por empresarios de la tierra- contempla la ciudad en la que quiso descansar eternamente.Ni panegírico ni apología de la monarquía medieval, sirvan estas letras como testimonio de una memoria histórica de la que no pocos carecen. Y es que la herencia alfonsina está arraigada en las entrañas de la murcianía, explica nuestro pasado y presente, y nos da pistas sobre el futuro que aguarda a esta encrucijada multicultural que en un tiempo se llamó Reino de Murcia.La fisonomía de nuestra ciudad y su huerta, la lengua murciana, las creencias y costumbres de sus gentes están enraizadas en la herencia alfonsina. El origen del amor de Alfonso por esta tierra se remonta a aquel primero de mayo de 1243, cuando el infante tomó posesión del reino. Días antes, Ahmmed Abenhud, hijo del rey moro murciano, había firmado en Alcaraz el pacto que convertía al reino taifa en un protectorado de Castilla. El día de su llegada, el joven infante, tras recibir las llaves del Alcázar y de la ciudad, fue a visitar el mítico arrabal de la Arrixaca, del que tanto le habían hablado. Allí, en el barrio extramuros de la medina, vivía un grupo de cristianos descendientes de hispanogodos, los mozárabes o rumíes, que había poblado la primitiva Murcia (o Myrtia), mucho antes de la llegada del Islam. Estos cristianos, devotos de María, acudían a rezar a una pequeña pero portentosa iglesia que había resistido a lo largo del tiempo los envites de los invasores y las riadas del río Thader. Para el heredero de Fernando el Santo, tan milagroso resultaba la indestructibilidad del templo como la propia supervivencia de cristianos en aquellas tierras. Era difícil entender cómo esa pequeña minoría dominada había podido conservar su lengua y su cultura rodeada por una mayoría musulmana dominante. Desde ese momento, la Arrixaca y su Virgen se convirtieron en un emblema para el joven infante. Su amor por la Madre de Dios y su afán reconquistador le obsesionarían toda su vida. A partir de aquella visita, la presencia de Alfonso en Murcia fue frecuente y fructífera. Aquí vivió momentos felices y excitantes. Sus primeras conquistas militares, los inicios de sus obras culturales y literarias (Cantigas, Historia, obras jurídicas), el scriptorium de al-Ricotí (antecedente de la Universidad) e, incluso, sus delirios imperiales maduraron contemplando a la gran noria que, desde el Segura, alzaba el agua al Alcázar Mayor. Son muchas las anécdotas y enigmas que rodean la existencia de también llamado rey Estrellero o rey Trovador, pero que dejamos para mejor ocasión. Ahora se trataba de rememorar, por justicia histórica, la obra del que se intitulaba rey de Castilla, León, Sevilla, Córdoba, Badajoz, e Algarve... pero que, antes que nada, fue el mejor rey de Murcia.

            Antonio de Alcaraz es director del centro escolar García Alix.

            martes, 2 de junio de 2009

            CENTENARIO MIGUEL HERNÁNDEZ

            El próximo curso 2009/2010 se cumple el primer centenario del nacimiento de un gran poeta, Miguel Hernández. Con motivo de este evento, la editorial con la que trabajamos en nuestro centro, Edelvives, ha preparado una antología del poeta dirigida al alumnado de tercer ciclo de Primaria.
            Si queremos comprender su obra, debemos entender muy bien el tiempo histórico que le tocó vivir. Su historia inmediata, su entorno, condicionó y marcó su obra para siempre. Su muerte, a edad muy temprana, no le permitió probar otros registros, otras tendencias... Pero queda para siempre.

            BIOGRAFÍA
            Miguel Hernández Gilabert nace el 30 de octubre de 1910 en Orihuela (Alicante) y muere en 1942, a los treinta y un años de edad. Su vida, intensa y breve, es fiel reflejo de un tiempo convulso.
            Miembro de una famailia humilde y numerosa, pasó mucho tiempo en el campo y tuvo que hacerse cargo del rebaño de su padre, que se dedicaba a la compraventa de ganado
            Su profundo interés por la lectura fue formando su personalidad y orientando su vida. Pronto empezó a escribir poesía y a publicarla en periódicos locales.
            Viajó a Madrid, donde conoció a poetas como Pablo Neruda, Rafael Alberti o Vicente Aleixandre. Gracias a ellos su poesía se volvió menos rígida y sujeta a las normas establecidas.
            Al estallar la Guerra Civil en 1936, el poeta se unió a las filas de la República actuando como soldado y poeta a la vez.
            http://www.wikimedia.org/

            Al final de la guerra intentó huir de España, pero fue detenido viviendo en varias cárceles del país.
            En enero de 1940 fue condenado a 30 años de prisión. Falleció dos años después, tras contraer una tuberculosis pulmonar aguda.
            En una carta a su amigo Ramón Sijé, Miguel se preguntaba a sí mismo: "¿Por qué me pusieron un alma de poeta? ¿Por qué no fui como todos los pastores, mazorral, ignorante...?"
            Poesía, A partir de 10 años
            Por José R. Cortés Criado, especialista en Literatura infantil y juvenil
            Con esta edición la editorial Edelvives se une a cuantos deseamos conmemorar el centenario del poeta alicantino, y creo que con bastante acierto. En conjunto es una buena selección de versos destinada a los adolescentes y jóvenes lectores; a través de ellos se puede conocer el conjunto de la obra de Miguel Hernández, ya que aparecen poemas de sus distintas etapas vitales y por tanto, etapas creativas.Juan Nieto Marín nos presenta esta antología dividida en tres partes. En la primera se recogen poemas de las obras de Miguel Hernández Perito en lunas y El rayo que no cesa. De su primer libro destacan los versos dedicados al paisaje levantino, al ambiente familiar y al trabajo de pastor.El primer poema que el lector lee son dos versos pareados donde refleja el anhelo de cualquier vate: “Que como el sol sea mi verso / más grande y dulce cuanto más viejo.”Además, destaca el poema que da título a esta antología, en él, Hernández manifiesta sus deseos de perfección.
            Para entender su tiempo y su obra, en clase estuvimos hablando de la Guerra Civil que sacudió España desde 1936 a 1939. Dicen que fue una guerra entre hermanos... Para que lo entendiéramos, en clase nos dijo la profesora que habláramos con nuestro@s abuel@s y bisabuel@s... Los testimonios obtenidos nos ayudaron a comprender muchas cosas...

            Mi abuelo paterno, que se llamaba Nicolás, fue reclutado en el bando rojo con 17 años. A su promoción la llamaron "la quinta del chupete" porque era la más joven que se formó y fue la última de la Guerra Civil Española.
            Estuvo en la Batalla del Ebro, una de las más cruentas de la guerra. Cuando el bando nacional realizó la ofensiva final sobre Cataluña, estuvieron huyendo en retirada durante quince días hasta llegar a Tarragona. Allí ya no podían retroceder más porque dieron con el mar y fue hecho prisionero en las calles de la ciudad. Otros compañeron trataron de huir cogiendo barcazas en las playas.
            Permaneció recluído en un campo de concentración hasta que, tras comprobar que no tenía ninguna implicación política, lo mandaron a su casa.
            Mi bisabuelo Antonio, abuelo materno de mi padre, estuvo escondido durante toda la Guerra Civil en el monte.

            A un hermano de mi bisabuelo José, abuelo materno de mi madre, estaba cruzando la frontera hacia Francia para no ir a la guerra cuando le tiraron una bomba y murió.

            Historias contadas por Mara y su padre


            LEYENDO

            Un ciprés: a él junto, leo.
            (El sol va acortando poco
            a poco su fulgor loco.
            Preludia un ave un gorjeo)

            Me acuesto en la hierba. Leo.
            (Es el poniente de hoguera:
            contra él una palmera
            tiene un débil cabeceo)
            Echo el ojo al hato. Leo.
            (Da el sol un golpe mayúsculo
            a una montaña...
            Crepúsculo.
            Se oye de un agua el chorreo).

            Tres cipreses juntos, según la antígua cultura romana, son el símbolo de la amistad.