En un rincón de la clase, en las paredes, en los pasillos... En cualquier lugar de las aulas es posible que aparezcan cosas muy interesantes que, aún aparentemente desconectadas, irán cobrando sentido en el futuro. Y pueden hacer que se aprenda la Historia, y otras disciplinas relacionadas con las ciencias sociales, con interés y entusiasmo. Ese es nuestro objetivo.

martes, 24 de noviembre de 2009

JUANA DE CASTILLA, LA PRIMERA REINA DE ESPAÑA


Juana la Loca y Felipe el Hermoso descansan en la catedral de Granada junto a los Reyes Católicos

















La historia no ha sido muy condescendiente con Juana, la hija de Isabel y Fernando, los Reyes Católicos. Su sobrenombre de La Loca nos demuestra que no ha tenido muy buena prensa en los anales de la historia.
Juana nació en Toledo el 6 de noviembre de 1479. Su educación estuvo marcada por la severidad, tanto de su madre como de sus maestros. Pronto se le manifestó una vena mística en ella que pretendió encauzar haciéndose monja, pero sus padres tenían otro objetivo para la atractiva Juana y, cuando cumplió 16 años, fue concertada su boda con el archiduque Felipe de Austria, conocido con el sobrenombre de El Hermoso.
Juana tuvo seis hijos en algo más de siete años, el último cuando ya era viuda. Su vida está llena de momentos tormentosos provocados por los celos que los amoríos de Felipe provocaban en ella. Celos, enfados, abandonos, reconciliaciones, fueron minando su salud y, parecía que su relación atravesaba un tiempo de tranquilidad hasta el 8 de septiembre de 1506. Ese día, Felipe jugaba un partido de pelota en Burgos. Al terminar, sudoroso y sediento, se bebe un trago de agua fría lo que provocó que a las pocas horas tuviera un acceso de fiebre que le hizo debilitarse hasta que, el 25 de septiembre del mismo año, fallece.
Los psiquiatras que han analizado la figura de Juana creen que lo que padecía era una psicosis esquizofrénica de tipo paranoide. Su delirio mental se agrava tras la pérdida de su marido. No come, no se lava y así Juana no puede reinar. La decisión es que resida en el castillo de Tordesillas (Valladolid) y allí se la confina al no estar capacitada para regir los destinos del reino de Castilla.
En 1516 muere Fernando el Católico y, por testamento, su reino de Aragón pasa a Juana, algo que no aceptan la mayoría de los nobles, situación que aprovecha su hijo Carlos para proclamarse rey de España en su nombre y en el de su madre.
LOS SEIS FAMOSOS HIJOS DE DOÑA JUANA
  1. Leonor: fue reina consorte de Portugal al convertirse en la tercera esposa de Manuel I y a la muerte de este se casó con Francisco I de Francia.
  2. Carlos: fue rey de España con nombre de Carlos I y emperador de Alemania con el nombre de Carlos V.
  3. Isabel: se convirtió en reina consorte de Dinamarca y la Unión Kalmar al ser la esposa de Cristian II.
  4. Fernando: fue rey de Hungría y de Bohemia, así como emperador del Sacro Imperio con el nombre de Fernando I al suceder a su hermano Carlos en el puesto. Juntos crearon la línea austríaca y espeñola de los Habsburgo.
  5. María: fue reina consorte de Hungría y Bohemia, como esposa de Luis II. A la muerte de este se convirtió en gobernadora de los Países Bajos.
  6. Catalina: nació cuando su padre ya había fallecido y fue reina consorte de Portugal al casarse con Juan III.
Ese enlace formaba parte de la política exterior de los Reyes Católicos que, mediante este matrimonio y el de su heredero Juan con Margarita de Austria, hermana del propio Felipe, pretendía aislar a su mayor enemigo, Francia.

Fuente: HISTORIA DE IBERIA VIEJA

Revista de Historia de España nº 43

No hay comentarios:

Publicar un comentario