En un rincón de la clase, en las paredes, en los pasillos... En cualquier lugar de las aulas es posible que aparezcan cosas muy interesantes que, aún aparentemente desconectadas, irán cobrando sentido en el futuro. Y pueden hacer que se aprenda la Historia, y otras disciplinas relacionadas con las ciencias sociales, con interés y entusiasmo. Ese es nuestro objetivo.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

MÁS INVENTOS: LA RUEDA

LA RUEDA
La rueda es una pieza mecánica generalmente circular que gira alrededor de un eje; puede ser considerada una máquina simple, y forma parte del conjunto denominado elementos de máquinas.
Es uno de los inventos fundamentales en la Historia de la Humanidad, por su gran utilidad en la elaboración de alfarería, en el transporte terrestre, y como componente fundamental de diversas máquinas. El conocimiento de su origen se pierde en el tiempo, y sus múltiples usos han sido esenciales en el desarrollo del progreso humano.

Su aparición se sitúa en Mesopotamia hace unos 3.500-3.250 años antes de C.

La rueda logró un uso más eficiente de la fuerza animal aplicado a la agricultura, aunque sus usos eran abundantes desde tiempos remotos: rueda de carro, rueda con manivela para ascender en cubos agua de un pozo, rueda de torno de alfarero, rueda de rueca y una rueda que empieza a utilizar la energía de la naturaleza: la rueda hidráulica, que consigue la energía de una corriente de agua, río o cascada.

Los griegos y romanos aplicaron la rueda hidráulica ampliamente. Un ejemplo es la construcción por los romanos de un sistema de molienda de trigo en el sur de Francia que combinaba 16 ruedas entre sí que hacían trabajar 32 molinos que producían casi una tonelada de harina cada uno.
Los árabes también emplearon la rueda hidráulica en tareas agrícolas; en Murcia tenemos muchos ejemplos de esas ruedas a lo largo del cauce del río Segura.
La rueda se transformó en la gran máquina de la Edad Media, utilizándose como molinos harineros, en aserraderos, martillos y bombas, para accionar fuelles, para la batanadura de la lana, etc.
Las grandes ruedas hidráulicas medievales de madera desarrollaban una potencia máxima de cincuenta caballos de fuerza. Y se empleaban tanto en posición horizontal como en vertical.

La aplicación de la rueda girando sobre un eje se fue incorporando en la construcción de instrumentos y herramientas de muchísima más precisión. Un ejemplo son estos astrolabios que reproducen la bóveda celeste y que jugaron un papel fundamental en la mejora de los sistemas de orientación y en la generalización de los viajes de larga distancia sobre todo por mar.


En esta foto tenemos varios ejemplos de la aplicación de ruedas y ejes: los astrolabios de As-Shali (Toledo, 1067), el astrolabio universal de Ibn as-Sarray (Alepo, 1328) y el astrolabio hispano-gótico (siglo XIV), reproducciones de la exposición Fundación Legado Andalusí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada