En un rincón de la clase, en las paredes, en los pasillos... En cualquier lugar de las aulas es posible que aparezcan cosas muy interesantes que, aún aparentemente desconectadas, irán cobrando sentido en el futuro. Y pueden hacer que se aprenda la Historia, y otras disciplinas relacionadas con las ciencias sociales, con interés y entusiasmo. Ese es nuestro objetivo.

martes, 29 de diciembre de 2009

EL ARRABAL DE LA ARRIXACA


Un barrio árabe de grandes dimensiones ha aparecido en las excavaciones que se estaban realizando en Murcia para la construcción de un parking. En una gran extensión, sobre 10.000 metros cuadrados ocupada antes por el Jardín de San Esteban, se encuentra ahora al descubierto parte de lo que fue un enorme arrabal andalusí que se fue desarrollando extramuros a lo largo de los siglos XII y XIII.

Episodios de la incorporación del reino de Murcia a la Corona de Castilla se deducen de la lectura de Las Cantigas de Santa María, donde se puede observar la impresión que dejó en el rey Alfonso X El Sabio esta tierra a cuya conquista acude en edad muy temprana. Las Cantigas de Santa María son un conjunto de cuatrocientas veintisiete composiciones en galaico-portugués, la lengua fundamental de la lírica culta durante el siglo XIII en Castilla y que el Rey Sabio conocía por haber vivido en su primera infancia en tierras gallegas. Se encuentran repartidas en cuatro manuscritos, uno de ellos en la Biblioteca Nacional en Madrid, dos en San Lorenzo de El Escorial y el cuarto se encuentra en Florencia.

De todas ellas y por la referencia explícita que hace el monarca del Arrabal de la Arrixaca, nos interesa la cantiga número 169, pues en ella se relata el milagro de la Arrixaca. También en esta cantiga se menciona dicho arrabal como concesión del rey Alfonso a los moros murcianos para que vivieran en él y se protegieran de los ataques de que eran objeto por parte de otros cristianos.

En 1266, desde Sevilla, el rey Alfonso envía un escrito a Murcia ordenando el traslado de la morería al arrabal murado para su protección, haciendo un llamamiento a la convivencia pacífica entre ambos colectivos:


"E sobre esto enbio mi carta al honrado D. Mohamad, Rey de Murcia, que faga a los moros que se muden a la Arrijaca con todas sus cosas del día que la mi carta vieren a cuarenta días..." (Cascales: Discursos, pº 58-59).

Este momento histórico es plasmado en una miniatura que aparece ilustrando esta cantiga en la que queda reflejada la ciudad mora, La Arrijaca, amurallada y teniendo en su centro a la mezquita convertida en iglesia. Aparecen también representados el rey Don Jaime, el rey Alfonso y una serie de personajes variopintos que habitan en el barrio y que están suplicando a los monarcas la demolición de la iglesia cristiana para que desaparezca de su arrabal.

El monarca relata el milagro de Nuestra Señora de la Arrixaca. El milagro en realidad es una sucesión de hechos que condenan a la destrucción o traslado de la iglesia cristiana y que reiteradamente fracasan; incluso cuando los mismos reyes Alfonso X y Jaime I aceptan las peticiones de los moradores del arrabal, el rey moro se niega a eliminarla.
A continuación se encuentran algunas de las estrofas que hacen explícita referencia a los hechos que nos ocupan.


CANTIGA 169 (Fragmento)
Es de una iglesia antigua
do se iban a juntar
que afuera estaba alzada
a la reina sin par
dentro del Arreixaca
y a donde para orar
gentes de Pisa, Génova
y de Sicilia van...


(la iglesia estaba en las afueras de la muralla principal y dentro del arrabal)


Por guardas fue guardado,
y por tanto poder
no tuvieron los moros
para algún daño hacer
en aquel lugar santo
ni tocar nada de él,
aunque a su alcance estaba
y encerrado en su red...

(No la tocaron aunque estaba en su recinto y la tenían a su alcance)

Sucedió después de esto
que estando en Murcia yo,
y aun en la Arreixaca,
la Aljama me ordenó
que la iglesia de entre ellos
quitase, y me apenó
porque estaba pintada
de reciente color...

(Esta estrofa se explica por sí misma)

Aunque mal de mi grado
entonces accedí
y vióse la asamblea
al rey moro acudir
pidiendo su derribo
mas se le oyó decir:
No, que quien a María
desama, tiene mal fin.
(la iglesia queda en pié pues hasta el rey moro se niega a tocarla)

Fotos: Dinopas

Textos:

"Los cancioneros gallego-portugueses como fuentes históricas"
López-Aydillo, Eugenio
Valladolid, 2008
Traducción de la cantiga 169 del gallego:
Andrés Soberano Alcayna, profesor y poeta

Plano de Mursiya y su arrabal de la Arrijaca, que se ha realizado superponiendo el trazado actual de Murcia:

"Este mapa fue elaborado gracias también a Google Maps. Superponiendo el actual trazado urbano con el de la Murcia medieval. Falta poner que el alcazar (fortaleza) es la que se ve a la derecha del yacimiento y que es el actual edificio del Museo de las Claras"

Con la colaboración de José Luis Morales Limia

viernes, 11 de diciembre de 2009

ALFONSO EL SABIO Y EL REINO DE MURCIA

Ese es el título de un libro que he encontrado en el colegio con motivo del traslado y catalogación de los libros de la biblioteca. Nada más abrir la primera página, encuentro un texto que dice así:

"No es frecuente encontrar en la Historia española unión e identidad tan entrañables entre un rey y su pueblo, tal y como quedó perpetuada entre Alfonso X de Castilla, denominado El Sabio, y las gentes que en las calendas del siglo XIII formaban el Reino de Murcia.
Para este reconocido cariño entre monarca y súbditos, tuvo que producirse la conjunción de dos elementos básicos de relación y convivencia.
De un lado, la presencia del joven príncipe don Alfonso cuando toma posesión del Reino de Murcia en nombre de su padre el rey Fernando III el Santo, y el afecto y lealtad que le dedican los hospitalarios murcianos sin discriminación de etnias, más tarde con alianzas reiteradamente probadas, que hacen que el monarca lleve en su corazón y no olvide nunca a este pueblo hidalgo, generoso y trabajador, con quienes alcanzó las más relevantes acciones de prestigio político y social en su firme andadura para imponerse y más tarde repoblar y pacificar, un territorio de frontera con Al-Andalus morisco."


La fina sensibilidad del Rey Sabio, su creatividad, su afán de recoger y dejar escritos para la historia todos los conocimientos del saber hasta su tiempo y la creación de centros donde investigadores, inventores, músicos, literatos... tuvieron acogida y apoyo... permitieron que las escuelas formadas bajo su impulso tuvieran como sus principales valedores, gentes murcianas entre los judíos, árabes y cristianos, integrados en un excepcional y armónico juego de saberes, que todavía admira por el equilibrio y la época en la que se produjeron estas aportaciones, en la Edad Media.


Alfonso X el Sabio encontró en Murcia su soñado paraíso; el lugar donde la vegetación era un canto a la vida y a la esperanza. Gentes aguerridas si eran reclamadas para hechos de armas, o ingeniosas y espontáneas cuando el rey pedía imaginación y esfuerzo... [...]; (rey) ...al que tanto querían y al que acudieron siempre con éxito en demanda de justicia o amparo para sus tribulaciones."


¡Y continúan más de doscientas interesantes páginas!

El libro estará durante todo el segundo trimestre a vuestra disposición en la biblioteca de aula.
¡¡FELICES FIESTAS A TOD@S!!

Fuente:
ALFONSO NAVARRO, Serafín
Alfonso X El Sabio y el Reino de Murcia
Obra Cultural Cajamurcia-1997
Foto:
Miniatura del S XIII (En las guardas del libro)

miércoles, 2 de diciembre de 2009

MURCIA EN LOS SIGLOS XII Y XIII




"Mi corazón acoge todas las creencias... Sigo la religión del amor solamente adonde sus camellos se encaminan. Mi sola fe es amor y mi creencia." Abenarabi


El tebeo sobre “Los últimos años de Madinat Mursiya”, el centro económico y social que fue en un principio Murcia, desde su fundación allá por el 825 por orden de Abd Al Rahman II de Córdoba hasta su desintegración, debida en parte al empuje de los reinos cristianos, es continuación del anterior y relata hechos del período en el que Ibn Hûd, segundo emir de Murcia, recupera el esplendor de la ciudad. El guión, 24 páginas, es enteramente de Pedro, los monos del mismo dibujante y viene a ser un poco más "comiquero" que el anterior, por el tratamiento de aventura pero sin desvirtuar la realidad histórica. Con tirada de 2.000 ejemplares, servirá de guía para la exposición “De musulmana a cristiana: Murcia en el siglo XIII” en la que, mediante varios paneles se muestran restos arqueológicos de este período y algunas viñetas del tebeo (no se exponen originales del mismo, gracias a Alá). Creo que el tebeo lo regalan en la expo. Ésta, que sí tiene fecha, se abrirá al público del 10 de mayo al 23 de julio, dentro de las actividades que forman el VII Festival Internacional Murcia Tres Culturas y que se podrá ver en el Museo de la Ciudad, sito en el jardín de La Pólvora.

Cómic de veinticuatro páginas basado en la exposición del mismo nombre y para la cual sirvió de catálogo, con diseño y dibujos de Manuel Martínez y guión del arqueólogo Pedro Jiménez Castillo. Los últimos años de Madinat Mursiya nos presenta la aventura de un joven llamado Ibn Hud que con el tiempo se transforma en el líder de la rebelión andalusí contra el poder almohade. Tras el éxito de la revuelta fija su capital en Murcia y en ella alcanza el último momento de esplendor islámico en nuestra ciudad, entre 1228 y 1238, antes de sucumbir a la traición de sus aliados y la presión de sus enemigos. Cinco años después vendría la firma del Tratado de Alcaraz, poniendo a la ciudad bajo el mando del Infante Alfonso de Castilla, futuro rey Alfonso X. El medio elegido para recrear ese periodo histórico y la Murcia que sirvió de escenario es el cómic, un elemento contemporáneo que puede facilitar el acercamiento de los jóvenes a este tema. También es el idóneo para mostrar el aspecto que tenían los edificios más importantes de la ciudad, y para entender el modo de vida de la época.

Muhammad ibn Mardanis (Peñíscola 1124 - Murcia marzo de 1172) conocido por los cristianos como el Rey Lobo, de origen mozárabe llegó a ser rey de toda la zona oriental del al-Ándalus.
Descendiente de una familia de aristócratas muladíes, pasó a la historia como uno de los hombres más polémicos de su tiempo, entre otras cosas por su carácter libertino.

De la mano de Ibn Hud nos adentramos en edificios como el Alcázar Menor, contemplamos las murallas, los baños, los talleres de vidrio, el zoco y las tiendas, el Castillo de Monteagudo...

Las investigaciones que se están llevando a cabo (en los últimos años del siglo XX y primeros del XXI), tanto arqueológicas como de documentación escrita, vienen a demostrar que existió un Reino de Tudmir del rey visigodo Teodomiro desde 713 al 825 que fue luego hasta el 1031 una antigua provincia o kora (Kūra, chora) del territorio de Al-Ándalus, creada seguramente tras las reformas administrativas impulsadas por Abderramán I al proclamar el emirato independiente.

¡Y muchas de las claves de ese periodo de la historia de Murcia están saliendo a la luz en el yacimiento de San Esteban!

¡A por ellas!