En un rincón de la clase, en las paredes, en los pasillos... En cualquier lugar de las aulas es posible que aparezcan cosas muy interesantes que, aún aparentemente desconectadas, irán cobrando sentido en el futuro. Y pueden hacer que se aprenda la Historia, y otras disciplinas relacionadas con las ciencias sociales, con interés y entusiasmo. Ese es nuestro objetivo.

miércoles, 19 de agosto de 2009

DÍAS DE VERANO

En los largos y calurosos días del verano de esta tierra al suroeste del Mediteráneo, siempre surge la necesidad casi compulsiva de buscar qué hacer para no morirse de aburrimiento y de calor una vez transcurridas las primeras semanas. Hay ratos para las tareas domésticas, para bañarse donde uno pueda aunque sea en la propia bañera, para visitar a la familia, para cuidar las plantas e, incluso, para ordenar armarios y trozos de vida. Este verano de 2009, acunado por los brazos de "la crisis", había que agudizar el ingenio; se hacía necesario buscar espacios alternativos que fueran bonitos y baratos donde pasar las vacaciones.

Siempre he querido visitar otra vez Granada y, ordenando las estanterías del despacho años cerrado de mi padre, encontré un viejo libro de relatos... En una de las primeras páginas leí la palabra ALHAMBRA acompañada de un sugestivo subtítulo que decía: "Una serie de leyendas y apuntes sobre moros y españoles". Esas palabras aún retumban en mi cabeza cuando las recuerdo... En ese momento decidí que iba a hacer un reportaje fotográfico de esos palacios y a leer Cuentos de la Alhambra para ilustrarlo.

Su autor, Washington Irving, fue un diplomático, historiador y viajero norteamericano que llegó a Granada en la primavera de 1829. Durante algún tiempo vivió en la misma Alhambra que entonces estaba habitada. Albergaba, según palabras de Andrés Soria en la introducción del libro, a una pintoresca tropa de gente media y modesta que paseaba por las salas su miseria abigarrada.

De sus meditaciones ante semejante espectáculo surgirán estos cuentos. Un paseo por sus páginas nos acercará a un tiempo remoto en el que podremos conocer a los personajes que en esos bellos palacios vivieron.

-¿Nos acompañáis? _parece decir Boabdil en esta foto.

Boabdil fue el último rey nazarí de Granada. Rindió la ciudad a los Reyes Católicos en los primeros días del año 1492.

Éste es uno de los acontecimientos de la historia de la península Ibérica fundamentales, que marcan el final de la Edad Media y el comienzo de la Edad Moderna en Occidente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario