En un rincón de la clase, en las paredes, en los pasillos... En cualquier lugar de las aulas es posible que aparezcan cosas muy interesantes que, aún aparentemente desconectadas, irán cobrando sentido en el futuro. Y pueden hacer que se aprenda la Historia, y otras disciplinas relacionadas con las ciencias sociales, con interés y entusiasmo. Ese es nuestro objetivo.

jueves, 30 de abril de 2009

SEMANA DE LA LECTURA 2009

LAS MIL Y UNA NOCHES

Dibujo de María José T


LA HISTORIA DE ALÍ COJÍA o el cuento de las aceitunas
Un discreto mercader llamado Alí Cojía tuvo durante tres noches el mismo sueño: un anciano venerable se le aparecía y le recriminaba con gesto severo que, a sus años, todavía no hubiera ido de peregrinación a La Meca, como estaba mandado a todos los creyentes musulmanes.

La primera noche se mostró inquieto. La segunda, preocupado. Y con la tercera se asustó muy de veras, tanto que decidió cumplir con su obligación sin más demora.

En los días siguientes vendió sus mercancías, alquiló la tienda y se dispuso para emprender el largo viaje. Pero, como era previsor, para no encontrarse sin nada a su regreso, guardó sus ahorros, mil monedas de oro, en un tarro que rellenó con aceitunas para que no pudiera verse su verdadero contenido. Un vez hecho esto visitó a su vecino, mercader como él, y le pidió que se lo guardara.
Guardó el tarro de las aceitunas con las mil monedas de oro Alí Cojía en casa de su vecino y, al amanecer, partió rumbo a La Meca a lomos de un camello cargado con lo imprescindible para el trayecto y algunas mercancías para negociar y vender durante el tiempo que estuviera ausente. Un tiempo que fue mucho más largo de lo esperado.
Pasaron siete años.
Alí Cojía fue a La Meca, pero tras ello y puesto que se hallaba lejos de su casa, probó fortuna en otras tierras. Visitó El Cairo, Jerusalén, Damasco, Alepo, Bagdad e, incluso, tierras de la lejana India. Un periplo que lo enriqueció como ser humano, aunque no económicamente, por lo cual un buen día, ya cansado, decidió regresar a su casa e instaalarse en ella para empezar de nuevo contando con las mil monedas de oro que le guardaba sin saberlo su vecino.

Así empieza nuestra intervención en la actividad de la Semana de la Lectura 2009 que se ha celebrado en nuestro colegio, CEIP Luis Costa.

Hemos estudiado que Las Mil y una Noches es una célebre recolpilación de cuentos árabes de Oriente Medio medieval que utiliza la técnica del relato enmarcado o mise en abime. Es una figura retórica que consiste en introducir una narración dentro de otra a la manera de las muñecas rusas conocidas como "matrioscas".
El compilador y traductor de estas historias es, supuestamente, el cuentista Abu abd-Allah Muhammed el-Gahshingar, que vivió en el siglo IX d JC.

Dibujo de Daniel C

Del libro titulado:
LAS MIL Y UNA NOCHE ...o casi
Ed. EDEBÉ
Por Jordi Sierra y Fabra
Ilustraciones de Francesc Rovira

No hay comentarios:

Publicar un comentario