En un rincón de la clase, en las paredes, en los pasillos... En cualquier lugar de las aulas es posible que aparezcan cosas muy interesantes que, aún aparentemente desconectadas, irán cobrando sentido en el futuro. Y pueden hacer que se aprenda la Historia, y otras disciplinas relacionadas con las ciencias sociales, con interés y entusiasmo. Ese es nuestro objetivo.

martes, 29 de diciembre de 2009

EL ARRABAL DE LA ARRIXACA


Un barrio árabe de grandes dimensiones ha aparecido en las excavaciones que se estaban realizando en Murcia para la construcción de un parking. En una gran extensión, sobre 10.000 metros cuadrados ocupada antes por el Jardín de San Esteban, se encuentra ahora al descubierto parte de lo que fue un enorme arrabal andalusí que se fue desarrollando extramuros a lo largo de los siglos XII y XIII.

Episodios de la incorporación del reino de Murcia a la Corona de Castilla se deducen de la lectura de Las Cantigas de Santa María, donde se puede observar la impresión que dejó en el rey Alfonso X El Sabio esta tierra a cuya conquista acude en edad muy temprana. Las Cantigas de Santa María son un conjunto de cuatrocientas veintisiete composiciones en galaico-portugués, la lengua fundamental de la lírica culta durante el siglo XIII en Castilla y que el Rey Sabio conocía por haber vivido en su primera infancia en tierras gallegas. Se encuentran repartidas en cuatro manuscritos, uno de ellos en la Biblioteca Nacional en Madrid, dos en San Lorenzo de El Escorial y el cuarto se encuentra en Florencia.

De todas ellas y por la referencia explícita que hace el monarca del Arrabal de la Arrixaca, nos interesa la cantiga número 169, pues en ella se relata el milagro de la Arrixaca. También en esta cantiga se menciona dicho arrabal como concesión del rey Alfonso a los moros murcianos para que vivieran en él y se protegieran de los ataques de que eran objeto por parte de otros cristianos.

En 1266, desde Sevilla, el rey Alfonso envía un escrito a Murcia ordenando el traslado de la morería al arrabal murado para su protección, haciendo un llamamiento a la convivencia pacífica entre ambos colectivos:


"E sobre esto enbio mi carta al honrado D. Mohamad, Rey de Murcia, que faga a los moros que se muden a la Arrijaca con todas sus cosas del día que la mi carta vieren a cuarenta días..." (Cascales: Discursos, pº 58-59).

Este momento histórico es plasmado en una miniatura que aparece ilustrando esta cantiga en la que queda reflejada la ciudad mora, La Arrijaca, amurallada y teniendo en su centro a la mezquita convertida en iglesia. Aparecen también representados el rey Don Jaime, el rey Alfonso y una serie de personajes variopintos que habitan en el barrio y que están suplicando a los monarcas la demolición de la iglesia cristiana para que desaparezca de su arrabal.

El monarca relata el milagro de Nuestra Señora de la Arrixaca. El milagro en realidad es una sucesión de hechos que condenan a la destrucción o traslado de la iglesia cristiana y que reiteradamente fracasan; incluso cuando los mismos reyes Alfonso X y Jaime I aceptan las peticiones de los moradores del arrabal, el rey moro se niega a eliminarla.
A continuación se encuentran algunas de las estrofas que hacen explícita referencia a los hechos que nos ocupan.


CANTIGA 169 (Fragmento)
Es de una iglesia antigua
do se iban a juntar
que afuera estaba alzada
a la reina sin par
dentro del Arreixaca
y a donde para orar
gentes de Pisa, Génova
y de Sicilia van...


(la iglesia estaba en las afueras de la muralla principal y dentro del arrabal)


Por guardas fue guardado,
y por tanto poder
no tuvieron los moros
para algún daño hacer
en aquel lugar santo
ni tocar nada de él,
aunque a su alcance estaba
y encerrado en su red...

(No la tocaron aunque estaba en su recinto y la tenían a su alcance)

Sucedió después de esto
que estando en Murcia yo,
y aun en la Arreixaca,
la Aljama me ordenó
que la iglesia de entre ellos
quitase, y me apenó
porque estaba pintada
de reciente color...

(Esta estrofa se explica por sí misma)

Aunque mal de mi grado
entonces accedí
y vióse la asamblea
al rey moro acudir
pidiendo su derribo
mas se le oyó decir:
No, que quien a María
desama, tiene mal fin.
(la iglesia queda en pié pues hasta el rey moro se niega a tocarla)

Fotos: Dinopas

Textos:

"Los cancioneros gallego-portugueses como fuentes históricas"
López-Aydillo, Eugenio
Valladolid, 2008
Traducción de la cantiga 169 del gallego:
Andrés Soberano Alcayna, profesor y poeta

Plano de Mursiya y su arrabal de la Arrijaca, que se ha realizado superponiendo el trazado actual de Murcia:

"Este mapa fue elaborado gracias también a Google Maps. Superponiendo el actual trazado urbano con el de la Murcia medieval. Falta poner que el alcazar (fortaleza) es la que se ve a la derecha del yacimiento y que es el actual edificio del Museo de las Claras"

Con la colaboración de José Luis Morales Limia

4 comentarios:

  1. No me importa que mis fotos de la cantiga 169 se tomen para cualquier trabajo lo único que pido es que se diga de donde se han tomado las fotos y este blog no lo hace, toma las fotos como si fueran suyas.

    ResponderEliminar
  2. Siento mucho que me digas eso, procuro citar siempre las fuentes de todo lo que cuelgo y que no es mío. La foto de la Cantiga 169 la tomé del muro de Proteger los restos arqueológicos de San Esteban y desconozco su origen. Como puedes comprobar, está citado el autor del libro que usé y el del mapa del perfil del arrabal. La foto primera es mía y de una colaboradora del LIM. Si me das el dato, lo cito inmediatamente. Al contrario, para mí sería un honor hacerlo.
    Muchas gracias por tu comentario y quedo a la espera de tu respuesta para enmendarlo!!

    ResponderEliminar
  3. Vaya que el mundo es un pañuelo y ahora ya sabes de donde salieron las fotos, pero desconocía el dato del muro. Creo que tus palabras son suficiente para mitigar el fuego.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro, Dinopas (supongo que es un pseudónimo); así lo haré constar!
    Un saludo

    ResponderEliminar