En un rincón de la clase, en las paredes, en los pasillos... En cualquier lugar de las aulas es posible que aparezcan cosas muy interesantes que, aún aparentemente desconectadas, irán cobrando sentido en el futuro. Y pueden hacer que se aprenda la Historia, y otras disciplinas relacionadas con las ciencias sociales, con interés y entusiasmo. Ese es nuestro objetivo.

viernes, 6 de marzo de 2009

MIGUEL ÁNGEL Y EL RENACIMIENTO


El Renacimiento fue el periodo de la historia europea caracterizado por un gran interés por el pasado griego y romano clásico y especialmente por su arte.
El Renacimiento comenzó en Italia en el siglo XIV y se difundió por el resto de Europa durante los siglos XV y XVI.
En este periodo, la sociedad feudal de la Edad Media, se transformó en una sociedad mejor organizada y con una economía moderna, en la que se desarrollaron la literatura, la educación, las artes y la música. En este entorno de curiosidad y de progreso, de cuestionamiento de verdades tan inmutables como poco fundamentadas científicamente, nacen grandes hombres como el que nos ocupa.
Miguel Angelo Buonarroti nació cerca de Florencia y en esta ciudad vivió toda su vida.
Su infancia fue muy triste, su madre estaba muy enferma y murió cuando él tenía solo seis años. De su padre no recibió el pequeño Miguel Ángel sino gritos y duros tratos, tenía mala suerte en el trabajo y siempre estaba ocupado y de mal humor... Les decía a sus hijos que tenían que ser comerciantes:
-El oro y los negocios hacen poderosos a los hombres, no quiero que seáis unos miserables como yo.
Pero Miguel Ángel no tenía aficiones de comerciante. Desde muy pequeño le había gustado, sobre todo, contemplar las cosas que veía a su alrededor, para garabatear enseguida sus imágenes sobre un papel cualquiera. Rompía muchos papeles de aquellos, porque nunca quedaba contento con lo que hacía.
-¡Si yo pudiera tener un buen maestro de pintura! .
Y un día , al fin, pronunció ante su padre estas palabras:
-Padre, yo no quiero ser comerciante. Yo quiero ser pintor.
-¿Pintar?, ¡qué rara ocurrencia!, es un oficio pobre, sin porvenir!
-Es lo único que quiero ser.
Su padre levantó el bastón y le dio una buena paliza. Pero él solo se dedicaba a pintar y no hacía caso ni de gritos ni de golpes. Y al final su padre decidió apoyarlo y lo llevó a un taller de pintura.
Miguel Ángel cambiaba muchas de las pinturas que le ordenaba su maestro y éste se dio cuenta de que era muy buen pintor, mejor que todos los demás. A veces el maestro se quedaba perplejo. Un día en el jardín del palacio de lo Médicis, unos señores muy ricos que vivían en Florencia pusieron unas estatuas griegas y buscaban escultores para que las copiaran y él le dijo a su padre:
-Quiero ser también escultor, padre.
De trozos de mármol hacía bellas formas humanas y también se hizo muy amigo de Torrigiano, forzudo y bravucón , pero que también quería ser escultor.
Un día pasó por el jardín Lorenzo de Médicis y miró las obras de los aprendices y tanto le gustó la obra de Miguel Ángel que lo invitó a vivir en su palacio, lo que le permitió trabajar a sus anchas y vivir como un príncipe, con la tarea de crear obras cada día más perfectas . Su padre no se lo podía creer.
De una pieza de mármol que ninguno de los escultores importantes quería Miguel Angel hizo el David, una de las esculturas más maravillosas del mundo...
El Moisés es una escultura de mármol, obra de Miguel Ángel también, centrada en la figura bíblica de Moisés. Se presenta sentado, con las Tablas de la Ley debajo del brazo, mientras que con la otra mano acaricia los rizos de su barba.
Nada le faltaba a Miguel Angel para ser feliz, pero un día se rió de su amigo Torrigiano, el fortachón, y este le dio un puñetazo que le deformó la cara para siempre, le aplastó la nariz. Miguel Ángel fue toda su vida un hombre feo pero la dedicó a crear belleza.
Aurora Almagro
Elvira Pérez

Su obra más famosa son las pinturas de La Capilla Sixtina en El Vaticano, uno de sus detalles es esta imagen de una mujer pasando las hojas de un libro.
"Desde el área de Conocimiento del Medio se favorece el acercamiento y la valoración de expresiones culturales de otras sociedades y de otros momentos históricos. Se contribuye al desarrollo de la competencia artística y cultural a través de la observación sistemática de fotografías e ilustraciones."

1 comentario:

  1. tu eres el megor autor que e conocidob en mi vida

    ResponderEliminar